EL TECNOESTRÉS

EL TECNOESTRÉS:

LA ENFERMEDAD

LABORAL DEL SIGLO XXI

Esfuérzate y Hazlo.
17 JUN. 2022

Si hay algo que ha caracterizado a este siglo XXI, es el tener en su haber uno de los fenómenos más grandes de todos los tiempos:la tecnología.

Y es que hoy en día es tan difícil que concibamos la vida sin ella, cómo hacer pagos de lo más básico como la canasta alimenticia, comunicarnos con algún familiar en tiempo real, solo basta con tomar el celular.

Es más, si queremos enterarnos de qué está pasando en este preciso instante en el lugar más recóndito del mundo, tenemos la información solo a unos cuantos clics. Sin embargo, como ya sabemos, todo en exceso es malo y la tecnología no escapa de esta realidad dándole paso al que se bautiza hoy en día como "tecnoestrés".

¿Qué es el tecnoestrés?

En primera instancia es necesario conocer que el término no es tan actual como pudiéramos llegar a pensar, sino que fue acuñado por primera vez en 1984, por el psiquiatra estadounidense Craig Brod, quien definiría al tecnoestrés, para ese entonces, como una “enfermedad de adaptación” y explicaba que la causa era la falta de habilidades para tratar con las nuevas tecnologías computacionales de la época.

Sin embargo, en 1997 el término sufriría una ligera modificación cuando fue implementado en el libro de Larry Rosen y Michelle Well, para quienes el tecnoestrés ya no sería un problema adaptativo sino“cualquier impacto negativo de la tecnología en las actitudes, pensamientos, comportamientos o la fisiología del cuerpo de un individuo”.

Es así como entonces esta patología de la era digital pasaría a abarcar muchos otros aspectos que solo el proceso emocional vivido en los primeros contactos con la tecnología.

Además, los expertos relatan que una de las razones principales por las que las personas empiezan a manifestar síntomas de tecnoestrés es la infoxicación, es decir, el exceso de información al que se está expuesto al tener contacto con el internet.

¿Cuáles son los tipos de tecnoestrés?

Ya que cada cabeza es un mundo, las personas pueden experimentar el tecnoestrés de diferentes maneras, tal es así que existen 3 tipologías del mismo, de acuerdo a lo que señala el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el trabajo de España, y a continuación te los enumeramos:

La tecnoansiedad:

En este caso los sujetos son víctimas de altos niveles de activación fisiológica, es decir, todo su cuerpo reacciona frente al uso de la tecnología, lo cual produce malestar, tensión y sensación displacentera al exponerse a dispositivos electrónicos.

Asimismo, estos van presentando de modo progresivo un miedo irracional frente a tecnologías nuevas, es decir que llegan a experimentar la tecnofobia, por lo cual evitan la tecnología y tienen ansiedad, pensamientos agresivos y hostiles hacia esta.

Además, esta tipología suele ser la más común entre las personas.

La tecnofatiga:

Este tipo es muy similar al síndrome del quemado o burnout en cuanto a síntomas, ya que en este el sujeto está tanto tiempo inmerso en las Tecnologías de Información y Comunicación (T.I.C.) que experimentan fatiga, cansancio mental y agotamiento a nivel cognitivo, pudiendo traer también consigo la desconfianza en la tecnología y la creencia de una ineficacia en su uso.

Vale acotar que estas son solo consecuencias psicológicas de la tecnofatiga, porque a nivel físico el cuerpo también experimenta los estragos que se manifiestan con dolores de cabeza, problemas de visión, dolores musculares y entumecimiento, por solo nombrar algunos.

La tecnoadicción:

Aunque su nombre explique de que se trata, no está demás dejarlo en claro. Las personas con tecnoadicción tienen a la tecnología como vicio y sienten la necesidad de estar conectado a esta cada minuto.

Así como toda adicción, este tipo causa una merma en la calidad de vida del individuo, ya que, su atención está enfocada solo en la tecnología, además de un significativo deterioro en la vida social de sujeto, generando malestar y pudiendo llegar a causar problemas más grandes como depresión, por sentirse atrapado en la T.I.C. y alejado de su entorno.

¿Cómo afecta el tecnoestrés en el trabajo?

Ciertamente hoy en día la mayoría de los cargos laborales dependen de la presencia de una computadora para enviar y recibir correos, hacer pagos, tomar notas en office, hacer hojas de cálculo, actualizar redes sociales o un sinfín de tareas más que se traducen en tener que estar casi toda la jornada laboral mirando una pantalla.

Y es que no en vano expertos señalan que los trabajadores de áreas como la comunicación, administración, finanzas y ciencia y tecnología son los que presentan un mayor número de incidencia de tecnoestrés.

Como consecuencia, los sujetos manifiestan sensación de nerviosismo, ansiedad y agobio de cara a su trabajo, lo cual evidentemente arroja una merma en su capacidad productiva. De hecho, la Universidad Orbeta de Catalunya señaló en un estudio que, de no controlarse, el tecnoestrés pronto será considerado un riesgo laboral que podría causar incapacidad, desfase o adicción.

¿Cómo puedo reducir el tecnoestrés?

Ahora bien, quizás en este punto hayas podido llegar a pensar que evitar o reducir el tecnoestrés, en caso de que ya lo padezcas, es una tarea casi imposible porque trabajamos con tecnología, nos entretenemos con ella y, en definitiva, es una parte esencial en nuestras vidas.

Pero afortunadamente tenemos buenas noticias, esta nueva psicopatología se puede reducir o evitar si cuentas con la fuerza de voluntad necesaria para establecerle límites y horarios a la exposición que tienes a esta.

Para ello, estos son los pasos que debes seguir:

  1. 1. Reduce las horas que permaneces conectado a las tecnologías digitales.

  2. 2. Crea un día antes una lista de cosas pendientes donde hagas un balance entre tareas que involucren la tecnología y otras que no.

  3. 3. Delimita y respeta tus horarios laborales para poder desconectarte.

  4. 4. Ten descansos interjornada.

  5. 5. Prepara toda la información y recursos necesarios para una labor antes de hacerla, para que así evites errores y tener que repetir tareas, lo cual significaría mayor exposición a las T.I.C.

  6. 6. Evita distraerte con el teléfono mientras trabajas.

  7. 7. Si necesitas mayor formación en un área (como la informática), comunícalo.

  8. 8. No asumas más tareas de las que puedas hacer en el horario que delimitaste.

  9. 9. Genera espacios de recreación individual y familiarmente.

  10. 10. Evita el aislamiento social y laboral.

  11. 11. Ten autocontrol.

  12. 12. ¡Muévete! El sedentarismo no es un buen amigo.

  13. 13. ¡Por lo que más quieras, duerme! Respetar las 8 horas de sueño es vital para controlar el estrés de todo tipo.

Finalmente, si tienes tecnoestrés te invitamos a que te hagas la siguiente pregunta y reflexiones:

¿Si la tecnología ha llegado para hacerme la vida más fácil, vale la pena que permita que esta me afecte negativamente?

¡Vamos! Esfuérzate y Hazlo.

Mil-home

+1 (809) 506 6392 / +1 (829) 990 9215

+58 251- 718 4302 / +58 414 502 5133