Hay grandeza en la dificultad

HAY GRANDEZA

EN LA DIFICULTAD

JOSÉ LÓPEZ.
9 MARZO, 2020

En algún momento de la vida todos nos encontraremos lidiando con el fracaso, sea a corta edad o en la madurez, pero si algo tenemos seguro es: -en algún momento nos veremos con el fracaso-, nuestro emprendimiento puede no resultar lo que creíamos, una relación que emprendimos puede fallar, un negocio puede venirse abajo, ese empleo de tus sueños puede terminar.

He tenido momentos difíciles en mi vida, los cuales me hicieron reflexionar sobre cómo debemos procesar nuestros fracasos. Compartiré contigo lo que me sucedió en el año 2013 cuando comenzaba mi negocio. Ahí estaba yo, lleno de ilusiones, emociones y muchos sueños, -¡sabes!- cuando comienzas algo por primera vez estás muy entusiasmado y si nunca has emprendido un proyecto te imaginas que verás el éxito muy pronto; observas a tu alrededor como otros que hacen lo mismo que tú están siendo prosperados y supones que tú llegarás a ese mismo lugar en poco tiempo, lo que no sabes es que el camino al éxito no es un lugar donde te plantas o una casa donde habitas, sino un recorrido un poco espinoso e incómodo. Cuando vas en el trayecto te das cuenta que no se parece en nada al cuento de fantasía que tu mente te pintó antes de comenzar, lo bueno es, que si perseveras puedes vencer.

Así que mi primer emprendimiento se fue a la quiebra en menos de un año, dejándome en banca rota, endeudado y confundido además de vivir emociones intensas como la ansiedad y el dolor de la pérdida. Soy del tipo de persona que aprendió a no rendirse frente a la adversidad, a no llorar sobre la leche redamada, así que decidí levantarme y comenzar de nuevo, pero esta vez quise ser más osado, pensé que no había arriesgado mucho al principio, por ello decidí hacerlo de nuevo pero esta vez a una escala mayor, más empleados, más inversión e inventario; todo marchaba bien los primeros tres meses, pero luego de esto comenzó el debacle financiero en Venezuela y eso aunado a algunas errores que repetí durante el camino, hicieron que volviera a quedarme en bancarrota y con algunas deudas. Entendí, que: -cuando no procesas el fracaso este vuelve a aparecer en tu vida y con mayor fuerza-.

Me gustaría darte algunas recomendaciones que me ayudaron cuando transité esta etapa:

El fracaso contiene potencialmente la habilidad de desviarte de tus metas o de elevarte a tu máxima expresión, por ello debes aprender a tratar con él, este llegará a tu vida de alguna manera y golpeará tus emociones, incluso té sacará de tu camino si es necesario.

Ejercítate para soltar el pasado, no seas tan duro contigo mismo, una de las cosas que debes hacer es centrarse en el hoy y en el ahora; cuando quede en banca rota por segunda vez sin contar que también me secuestraron para robarme, fui muy lastimado emocionalmente y sólo me preguntaba: -¿qué haré ahora?- lo único que se me ocurrió fui visitar a algunos amigos que había hecho en mi trayecto, así que con la ayuda moral y vivencial de ellos comencé de nuevo; dejando ya lo que quedó atrás me centré en lo que tenía por delante, olvidando mis decepciones seguí confiando para poder avanzar.

He ido avanzado financieramente durante todo este tiempo y a decir verdad no he alcanzado todo, pero olvide aquello que me golpeó y aunque no estoy en el lugar que debo estar, tampoco sigo anclado en el lugar donde estaba antes.

Analiza:
Hay grandeza en la dificultad. ¿Estás viendo la grandeza en medio del momento que hoy atraviesas?

Actúa:
¿Qué tienes para volver a comenzar?.

Recuerda la importancia de las relaciones, clientes, asesores, amigos, familia y mentores.

Lista tus habilidades y tus experiencias, todas ellas son activos que debes aprovechar para tener un nuevo comienzo.

¡Vamos! Esfuérzate y Hazlo.

Mil-home

+1 (809) 506 6392 / +1 (829) 990 9215

+58 251- 718 4302 / +58 414 502 5133